En este momento estás viendo LA COHERENCIA EN LAS RELACIONES

LA COHERENCIA EN LAS RELACIONES

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:BLOG

Qué bonito vivir las relaciones desde el ser, desde el sentir, escuchando como tu mente y tu corazón llegan a un acuerdo. A veces no sabemos muy  bien porque hacemos las cosas y si estamos haciendo lo correcto. Pero no hay nada que este mal o bien, hagas lo que hagas es perfecto para aprender. Cuando te dejas llevar por lo que sientes dentro de ti y no por la inercia de la vida, lo cómodo, o el “me sabe mal” la vida te sorprende. Al principio puede aparecer un sentimiento de culpabilidad, porque muchas veces lo que sentimos es difícil de llevar a cabo, porque supone hacer daño a otras personas. Pero cuando decides vivir en coherencia y tomas las decisiones que realmente quieres tomar,  a pesar de las posibles y doloras consecuencias,  y ves que pasa el tiempo y aquello que hiciste es lo que realmente tenías que hacer, que era necesario enfrentarse a ese dolor para aprender, para darse cuenta de muchas  cosas y seguir avanzando en la vida. Y ves que esas personas a las que aparentemente  hacías daño en realidad las has ayudado a avanzar, a enfrentarse con ellos mismos, y aunque el camino ha sido doloroso  ahora son más felices. El dolor es inevitable, sin dolor no creceríamos, pero el sufrimiento es opcional. Puedes enfrentarte a lo que sientes y experimentar el dolor del crecimiento. O puedes no hacer nada y sufrir. En ese momento empiezas a generar el dolor de arrepentimiento que vas a sentir cuando seas mayor y te des cuenta de la vida que has llevado por no hacer lo que sentiste en su momento.  Soltar es la palabra mágica y  clave, que tanto nos cuesta. Nos aferramos a relaciones que aunque sabemos que no son como queremos, no queremos perder. Esto nos lleva a vivir con frustración y de la frustración pasar al sufrimiento y del sufrimiento al conformismo, que hace que poco a poco te vayas muriendo en vida. Lo puedes tapar con muchas cosas pero ese sentimiento el cuerpo lo acaba somatizando y empiezan aparecer los síntomas y las enfermedades. Y luego culpamos a la enfermedad de lo mal que estamos, pero no es la enfermedad el problema, si no el efecto de no haber hecho lo que realmente sentíamos que queríamos hacer.  Vivamos desde la coherencia interior, desde el amor hacia nosotros mismos, solo desde ahí podemos ayudar de verdad a los demás y contribuir en  un mundo mejor.

Silvia Pascua

Terapeuta y Coach