En este momento estás viendo El ego en las entrevistas de trabajo

El ego en las entrevistas de trabajo

¿Te ha pasado alguna vez que has ido a una entrevista de trabajo y los nervios te han jugado una mala pasada?

En este post te cuento cómo interviene el ego cuando haces una entrevista de trabajo y cómo puedes callar esa voz y conseguir ese puesto.

El ego siempre juzga, critica, manipula, engaña, pone excusas, se compara… porque  cree que eres mejor o peor que otros. Vive en la creencia de que estás separado del resto, que lo que pasa fuera de ti no tiene nada que ver contigo.   El ego siempre protege la falsa identidad con la que te identificas. 

Nos han hecho creer que somos lo que tenemos, lo que conseguimos y lo que piensan de nosotros, pero eso no es real. Cuando nos identificamos con el ego nos identificamos con una parte muy limitada de lo que somos. Somos mucho más que nuestros pensamientos y nuestras creencias.

¿Cómo entramos en ego cuando hacemos una entrevista de trabajo?

Es posible que en algún momento de tu vida grabaras en tu mente que no valías lo suficiente, pero ni siquiera lo recuerdas.

Te llaman para hacer una entrevista de trabajo, al principio te ilusionas porque ya estás más cerca de conseguir ese trabajo que quieres. Pero luego empiezan las dudas, los nervios, las inseguridades, el miedo… El ego empieza hacer su trabajo. Y si no soy suficientemente buena/o para el puesto, y si no estoy a la altura, seguro que hay gente más preparada que yo, seguro que tienes que trabajar mucho y luego te pagan muy poco, ¿realmente es el trabajo que quiero?, tengo que parecer que domino mucho del tema pero ¿y si se dan cuenta que no domino tanto? … El miedo entra en acción, activa tus hormonas del estrés y empiezas a ponerte nervioso/a, se te acelera el corazón, te sudan las manos, no paras de ir al baño, las palabras parecen que no sepan cómo salir bien de tu boca, o empiezas a hablar sin parar sin saber muy bien lo que estas diciendo. Tus dudas y tus inseguridades hacen que te no puedas mostrar tal cuál eres y a la persona que te está entrevistando le llega esa vibración y lo más seguro es que no te llamen.

Es posible que te sientas seguro/a durante la entrevista y  salgas con la sensación de que les has gustado. Te dicen que te llamaran pero pasa un día o dos y no te llaman, tu ego empezará: «seguro que no me cogen, no les he gustado, no soy lo suficientemente bueno/a, tengo que ser mejor para que me cojan, tengo que formarme más, seguro que han cogido a alguien mucho más joven o más guapo/a, y claro como yo ya no soy tan joven, porque a la gente de mi edad  le cuesta  más encontrar  trabajo, bla bla bla » Si estas mucho rato con ese discurso tu estado de ánimo bajará, te sentirás frustrada/o, desilusionada/o…. y entonces estarás reforzando un poco más la creencia de «no valgo lo suficiente». Y cuando vuelves hacer otra entrevista, tu ego será todavía más negativo, ya que continuamente estas reforzando la creencia. 

Te estas programando para no valer, y eso te  puede llevar a ni siquiera intentar hacer las cosas, porque «claro como no valgo para eso….»  Y si piensas y sientes que no vales lo suficiente ¿Crees que alguien va a reconocer tu valía, te van a pagar un buen sueldo o te van a ofrecer un buen trabajo? Nadie va a querer contratar a alguien que no valga . Cuando empiezas a callar esa voz y empiezas a decirte otras cosas más potenciadoras todo empieza a cambiar y la magia empieza a surgir: «Es posible que haya cosas que no sepa, pero las puedo aprender, me gusta aprender, nadie sabe de todo, yo soy buena en muchas cosas, soy buena en.. y en…,  cada persona es buena en algo, y si hay algo que no sabe no quiere decir que no valga, es posible que no se le de muy bien todavía o haya cosas que se le den mejor porque le gustan más», yo valgo, yo puedo conseguir ese puesto, me muestro tal cual soy, soy perfectamente imperfecto/a no tengo que fingir ser de otra manera…

Con este dialogo interno tu estado cambia, tu vibración se eleva, y cuando vas a la entrevista la persona puede percibir esa energía y sentir que eres válido/a, que tienes ganas y entusiasmo. 

Para callar a tu ego, tienes que observar tus pensamientos y ver si están alineados con quién eres y con lo que quieres.

Silvia Pascua